Apio Ludd


Que el capitalismo ha permeado toda la vida es una de las mentiras más grandes que se han contado acerca del capitalismo. No ha permeado toda la vida y no podrá. Requiere de mucho de aquello que no puede adiestrar. Esto es obvio en las pequeñas maneras en que las personas lo desafían día a día sin darse cuenta de que lo están haciendo. Quizás los más atrapados por esta mentira son aquellos radicales que han creado una ideología de la dominación total del capital. Lo que ellos olvidan en su análisis es que las relaciones sociales nunca son una cosa-en-sí-misma. Son una actividad de las personas, de los individuos humanos, que tú y yo hacemos en la interacción entre nosotros. Este es el por qué, el estado, el capitalismo y todo el marco de instituciones sociales siempre existen sobre una base frágil, porosa. Existen grietas y agujeros en todos lados; Este marco no es sólido. No es el mismo día a día, o incluso de un momento a otro. Y, por lo tanto, el individuo en revuelta, el recalcitrante que rechaza conformarse e insiste en vivir autónomamente, es central para cualquier insurrección en contra de este orden, para cualquier revolución que intente poner un fin a toda la dominación.  De hecho, este individuo, al revelarse contra las imposiciones de la sociedad, está llevando a cabo su propia insurrección.





Traducción por Energumen


Anuncios